Distintos tipos de intereses en la sociedad. Jürgen Habermas

Publicado: noviembre 22, 2010 de juanosma en Ambito Juridico y Social., Crítica, pensamientos y resultados ¡IMPORTANTE!, Fetichismo Juridico

Racionalidad e Interés en la Sociedad Actual.

 

El pensamiento filosófico de Habermas está relacionado con los ideales capitalistas de Marx, pero con unas connotaciones sociales que van a dar el desarrollo del ser humano y de la cosmología a la que intenta explicar él mismo.

En este ensayo trataremos de definir desde una perspectiva subjetiva que entendemos con relación a Habermas por materialismo histórico, el carácter, la emancipación y el carácter hermenéutico que tiene el ser humano con relación a la adversidad a la que todos los días tiene que vivir.

Para Habermas, el conocimiento es de vital importancia y como toda cosa de la vida del ser humano está sujeta a un interés en particular, el problema es saber qué interés acarrea obtener un nuevo conocimiento. También hablaremos de la crítica a la praxis que desmejora y desmerita la capacidad de la teoría en la connotación de la mentalidad y del pre-conocimiento del ser humano, que es quizás, lo más importante para el ser humano a raíz del pensamiento trágico de la antigua Grecia. Para agregar y por último queremos hablar sobre la relación de la doxa y la epistéme con la sociedad de hoy en día con relación a la crítica de Frankfurt.

 

 

Orígenes de la palabra teoría, y su significado aplicado a la sociedad.

 

Nosotros creemos que el profesor Habermas intentó darle un significado a la sociedad por medio de un mecanismo emancipatorio como el lenguaje. Éste mecanismo va a tener un carácter emancipador ya que el lenguaje, por ser lo único que conocemos a cabalidad, es la mejor manera de generar un espíritu autoreflexivo que libere al propio conocimiento de todas aquellas normas y reglas hipostasiadas socialmente; es decir, a partir de la emancipación del ser humano por el lenguaje va a existir un materialismo histórico puro, donde el hombre se va a interesar científicamente por su origen, y más exactamente por el origen de la cosmología, ya que como menciona Habermas, el interior del ser humano tiene la misma existencia y el mismo funcionamiento que la cosmología.

Nosotros pensamos que para promover una ciencia, debe existir una cultura, sin cultura no existe ciencia con valores, esto es en contraste con el pensamiento positivista donde solo importaba lo dado, no importaba el factus. Pero para que exista la ciencia obligatoriamente se debe dar la palabra teoría. El origen de ésta palabra proviene más exactamente y más acorde a la metodología antropológica en la antigua Grecia donde Habermas afirma “La palabra teoría se remonta a orígenes religiosos: theoros se llamaba el representante que las ciudades griegas enviaban a las festividades públicas” (Habermas. Conocimiento e Interés. Ciudad: .Editorial Taurus ,1968. Pg. 159).

 

El carácter hermenéutico en el ser humano es la capacidad de goce de las cosas, más exactamente del estudio, para Platón, el ser humano podía hacer uso de la capacidad de gobernar una vez había aprendido lo necesario, y para que exista la capacidad de llenarse del conocimiento necesario debe estudiar 50 años, es decir, la política es solo para los viejos, para las personas sabias que suponiéndose son las personas que mejor van a poder controlar lo que significa el poder de la política en la sociedad. Entonces el saber hermenéutico del hombre es saber manejar los conocimientos que va aprendiendo a medida que va  creciendo en la vida, ya que por carácter natural el hombre es un ser en aprendizaje y hasta el final de sus tiempo intenta descifrar y a medida que va avanzando en su vida van cambiando sus posturas con respecto a sus pensamientos, ya que por naturaleza el ser humano es un ser cambiante.

 

Los intereses de la vida, como se maneja el ser humano en sociedad y los pensamiento que existen sobre la misma (capacidad de conocimiento del pueblo actual).

 

Muchos pensaran que obtener alguna cosa en la vida humana no significa que la hayamos conseguido de forma a un interés, es decir, en mira a un interés en particular que generalmente va a beneficiar a las personas en su uso. Por ejemplo hablar de un conocimiento de la vida humana en sociedad obtiene un interés descriptivo. Éste interés intenta mostrar al mundo tal cual como es. Nosotros mostrándolo de una forma empírico analítica, queremos decir que el ser humano intenta saber cómo funciona la sociedad, dándole un carácter sociológico al conocimiento que se ha conocido; pero también debe existir una tendencia a las leyes, donde se da un conocimiento de la nomología a la que está sujeto el ser humano; intentando también, dar una descripción de las cosas que pasan diariamente; teniendo una actitud para entender y poder comprender las acciones que se generan socialmente con los sentidos y en sentido racional, dándose una transformación social, y como hablábamos anteriormente, generandose una emancipación por medio del lenguaje y del conocimiento que poco a poco el ser humano va generando con relación a los demás.

Habermas también menciona el interés práctico del ser humano. Éste interés trata sobre el interés que el ser humano tiene en el conocimiento antropológico, es decir, en el momento en que se pregunta y se va en búsqueda del conocimiento práctico de la vida y del entendimiento que tiene el hombre, como también la expansión de las posibilidades que como ser humano tiene acceso donde existirán interacciones mutuas de pensamiento y de entendimiento que a su vez le va a generar una capacidad de autoentendimiento pero con relación a la antropología del hombre.

El interés técnico es enteramente intersubjetivista del ser humano, donde de una manera antropológica intenta dar conocimiento de los sucesos que ocurren diariamente en el entorno de la naturaleza, mientras que en el segundo se intenta dar una reflexión crítica.

En la antigua Grecia la doxa era el conocimiento vago y mínimo que debía tener toda la sociedad, es decir, los mínimos intereses y conocimientos sin la preocupación de encontrar una fenomenología trascendental donde se pudiera permitir que las cosas se muestren realmente como son, solo se tiene un pensamiento de lo dado sin la necesidad de la búsqueda de qué significa cada cosa y poniendo el problema en un primer plano no se da una intensión de demostrarse que las cosas se muestran tal cual como son si no tal cual como lo ve cada quien, entonces existen muchísimos métodos. Mientras que la episteme de la sociedad son el grupo minimizado en un reducido grupo de personas que se interesan por los problemas que existen en la sociedad, que le dan un interés a las ciencias naturales y a las ciencias sociales, ya que las dos están intrínsecamente inseparadas. Ésta es la razón del conocimiento de la vida del ser humano y de aquí desembocan todos los interés que tienen las personas ideológicamente hablando.

Hablar de un positivismo en el  conocimiento antropológico del ser humano es un tanto inesperado e ineficaz, ya que el positivismo habla del objetivismo de la persona ante toda las cosas de la vida, sobre todo a las leyes, donde las leyes son objetivas para toda la sociedad donde cada individuo está sujeto a una intersubjetividad, es decir la subjetividad de la persona no puede ser opacada por una objetividad total que debe ser aplicada a todos, por eso, según los positivistas no pueden existir prejuicios propios, entonces ya cada persona tiene que seguir unos ciertos parámetros de las demás personas donde se debe dar un carácter de que todos son homólogos a mí y que todos piensan igual que yo, donde no existe una individualidad de las personas y no existe una individualidad en el proceso de conocimiento del as personas, viendo de esta forma es un problema gravísimo ya que la sociedad necesita obligatoriamente tener prejuicios propios, tener una diferencia con el otro, pero con una unidad que no puede negarse; además que el creer no tener prejuicios con los demás e intentar suprimirlos es el mayor prejuicio que puede tener el ser humano, por eso se da un conocimiento y un interés, ya que no se puede dar una diferenciación entre las dos y tiene que existir el pensamiento de que no existe una teoría pura en el pensamiento del ser humano.

Este pensamiento conlleva al pensamiento que el instituto intento criticar y evitar a toda costa, pero que a la larga todos los pensadores terminan siendo o teniendo un carácter fascista dentro de sus capacidades cognoscitivas, ya que en el fascismo no se daba espacio a la diferencia, la diferencia no puede existir en éste método radical donde la racionalidad de cada persona se ve reducida a una racionalidad parcial y mayoritaria.

Hablar de una fenomenología con una fuerza terapéutica es mostrar como se ve el otro con diferencia a mí mismo, es decir a partir de mi se van a regir los pensamientos y la diferencia de las demás, se muestran normas que son necesarias para el pensamiento puro, son leyes para una razón que no sea practica donde no se pueda dar una voluntad libre y se tenga que dar una eficacia poco practica para la fenomenología del ser humano, donde se da paso al positivismo que tanto hemos criticado donde se sustrae el concepto de lo que conocemos hoy en día como teoría. Así que cuando hablamos de una fenomenología hablamos de que existe una diferencia de uno mismo, que existe una otredad del pensamiento que nosotros tenemos, un claro ejemplo de esto es que la otredad del pensamiento eurocentrista es la otredad que existía en los pensamientos indígenas en el momento del descubrimiento y de la conquista.

Para finalizar esta gran conclusión de este texto tan complejo de Habermas, queremos decir que uno de los objetivos del mismo eran darle mayor capacidad al carácter emancipador que tiene el hombre, es decir de la teoría y del uso del lenguaje en vanguardia de la misma, abriendo paso a la diferencia y al reconocimiento del pensamiento de cada persona en la sociedad, donde no podemos imponer nuestros pensamientos a los demás. Debe existir una libertad en relación con cada persona donde mi propia personalidad debe estar basada en la otredad de la otra; donde el conocimiento va a generar el interés que nos va a regir mejor a cada uno.

Bibliografia

 

MCCARTHY, Thomas. La teoría crítica de Jürgen Habermas. Ed. Tecnos

HABERMAS, Jürgen. Ciencia y tecnología como ideología, conocimiento e interés. Mexico (1993).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s