Esto es Colombia…

Publicado: octubre 22, 2010 de juanosma en Audiencias y Procedimiento Penal

La situación en un país como Colombia es critica. Nuestro país es uno de los países mas desiguales de todo el mundo y siguiendo los alegatos de Manuel Iturralde[1] la propia sociedad colombiana es la que discrimina al sector marginal de la sociedad, es decir a la gente que de escasos recursos que tienes unos trabajos precarios o que son desempleados y no tienen ninguna fuente de ingreso. Esta parte marginada de la población, que es marginada por culpa de la misma sociedad que los ha llevado a la degradación de sus vidas y de la calidad de ciudadano, terminan delinquiendo en “delitos informales[2]. Según Manuel Iturralde en Colombia los mayores delitos, o por lo menos, los delitos que son más buscados son  el narcotráfico, el secuestro, y los delitos de “cuello blanco”. Pero, aunque en Colombia se intenta dar prioridad a estos delitos es inútil porque las cárceles están llenas de delincuentes comunes, como hemos denominado en este escrito los “delincuentes informales”; mientras que la cantidad de detenidos y judicializados no tienen ninguna relación con los grandes carteles de la droga o los grandes grupos de secuestradores del país, lo cual hace ineficiente el sistema funcional (policía, ejercito, etc.) del Estado colombiano.

Centrándonos en el tema del sistema acusatorio penal, y de cómo funciona en relación a los derechos de los reclusos, hicimos una investigación sobre cómo funcionan los juzgados penales de “Paloquemado” y como los jueces, defensores públicos y fiscales cumplen con las normas y los derechos que se le otorgan a los acusados. Basándonos en las lecturas de Manuel Iturralde[3] y el “Informe Sombra sobre la situación carcelaria en Colombia presentado al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas[4] y los artículos 1, 2, 4 y algunos numerales del artículo 11 del código de procedimiento penal.

En este escrito hablaremos de tres casos en concreto que tienen relación entre sí: el primero es el de un señor de 28 años de edad acusado de violación y secuestro (uno de los delitos más buscados en este país), el otro es el de un atracador (“delincuente informal”) que no se encontraba en la audiencia, y el tercero y el último es una persona de raza negra que fue judicializada por prestar su cuenta bancaría para la realización de una pirámide.[5] La relación que le queremos dar a estos dos primeros casos son con relación a los artículos del código de procedimiento penal citados anteriormente, demostrando que así como se habla de incompetencia penal, también se puede hablar de eficacia y racionabilidad; el tercer caso, el de la persona de la pirámide es aparte puesto que ya había sido judicializado y estaba en una segunda audiencia apelando a la oportunidad de obtener casa por cárcel, este evento lo explicaremos más adelante ya que ahora nos centraremos en los dos primeros casos.

Por lo general más del 50% de la población carcelaria son delincuentes parecidos a los casos del violador/secuestrados y del ladrón acusado de hurto agravado, estos delitos son conocidos como atentado contra la vida y la sociedad. En el caso del violador se le fueron respetados todos sus derechos que están establecidos en los artículos del código de procedimiento penal, no hubo ninguna irregularidad  entre las partes como tampoco con relación al juez, el juez se mostro imparcial y la audiencia no duro mucho por falta de pruebas. Me pareció interesante debido a que el delincuente cometió dos de los delitos mas graves que se castigan en este país, es triste ver como la sociedad ha degradado a esta sociedad ya que a punta de debilidades socioeconómicas y quizás una de la más importante que es la educación que no pueden recibir casi todos los reclusos conllevan a que estos sean discriminados socialmente y que terminen tarde o temprano cayendo en esta clase de delitos terminando en la cárcel y produciendo hacinamientos. En un video visto en clase de Sociología Jurídica se mostro porque las cárceles están llenas y hay un hacinamiento en las penitenciarias, a nuestro criterio, las autoridades competentes tanto como el Estado colombiano y el sistema penal del país solo desean dar un visto bueno a la sociedad, no desean erradicar el problema, por eso las cárceles están repletas de “delincuentes informales” mientras los verdaderos delincuentes siguen haciendo tratos por debajo de la mesa con altos funcionarios y hasta los mismos funcionarios están involucrados en los peores crímenes cometidos en este país, sobre todo con relación al narcotráfico y al enriquecimiento ilícito. Mientras tanto las cárceles se van a seguir llenando de delincuentes como “Miguel”[6] y “Oscar”[7] que muy probablemente serán procesados y encarcelados ya que ellos mismo se han declarado culpables de los delitos que se le imputan.

El problema de Miguel y Oscar no es que entren en la cárcel, el problema es que ellos puedan encontrar una forma de resocialización que no van a encontrar en la cárcel, según informes realizados por Manuel Iturralde entre otras personas, entre las que están, en un caso muy peculiar, el abogado defensor de Oscar, el cual dijo las siguientes palabras textuales: “Señora jueza, le pido amablemente que acepte la petición de indemnización de mi defendido ya que como todos saben que nadie se resocializa en la cárcel y no es un mito acompañado de este texto se vio una acentuación afirmativa de la jueza indicando que es cierto. Hasta los mismos jueces y abogados saben que la cárcel no es un lugar para la resocialización, por lo que no es la mejor opción, pero como mencionamos anteriormente lo importante no es eliminar el sistema de corrupción penitenciario y penal, el problema es darle un fin utilitarista a la ética penal de la sociedad colombiana, donde entre mas “eficacia” se muestre mayor “validez” tendrá el sistema jurídico colombiano.

En el caso de la persona de raza negra, aplicaremos el artículo de la igualdad estipulado en el código de procedimiento penal. Todos los funcionarios públicos manejaron muy bien el caso, la complejidad del mismo es que “Juan”[8] ya había sido judicializado y estaba pidiendo en una apelación a la sentencia la oportunidad de cumplir su pena en casa por cárcel, pero no fue concedida debido al impacto que tuvo el delito en la sociedad; así que por falta de fundamentos se le denegó la solicitud de casa por cárcel al detenido y fue devuelto a la cárcel. El problema con esta persona es que quizás es inocente de los cargos que se le imputan de una forma indirecta, pero lastimosamente tiene relación directa con el delito y quizás debido a su ignorancia fue que se cometió el crimen. Por lo tanto tendrá que cumplir su pena en la cárcel y no solo eso, como se menciona en muchos de los casos penales, las personas se degeneran y conocen cosas como “el vicio” dentro de la cárcel, haciendo esto que en vez de un programa de resocialización haya es un programa de “desocializacion”[9].

Por último y para concluir, tomando en cuenta las lecturas de clase todos los procesos por los cuales van a pasar “Juan”, “Miguel” y “Oscar” terminaran en lo mismo, terminaran en la cárcel pagando sus penas y en un intento por la resocialización, pero tal cosa no es posible, así que los delincuentes saldrán con un índice peor de criminalidad, de pobreza y con un margen negativo en el mercado laboral quedándoles como última opción recaer en la delincuencia. Sin embargo el sistema penal acusatorio de nuestro país respeta los derechos que tienen los detenidos al momento de ser judicializados, al asistir a unas cuantas audiencias nos pudimos dar cuenta que los jueces por lo general fueron imparciales, y respetaron todas las normas establecidas en el código de procedimiento penal; no hubo ningún inconveniente con los acusados y siempre fueron respetados como ser humanos, a pesar de ser el “ente maligno” de la sociedad. Los tres acusados siempre gozaron de sus derechos, fueron leidos sus derechos, no estuvieron retenidos ilegalmente, y siempre se tuvo en cuenta su palabra. Así como también, en el caso de “Juan”, a pesar de ser de raza negra, siempre fue respetado y tratado como todos los demás delincuentes, sin importa el color de su raza, por lo que podemos decir que siempre hubo imparcialidad en los casos y ningún rango de discriminación en las cortes. Superficialmente se podría decir que esto es un visto bueno al sistema penal acusatorio, pero solo superficialmente porque adentrándonos en él podríamos descubrir un sinnúmero de errores y corrupciones a las cuales está sujeto este sistema penal acusatorio colombiano.

El sistema penal de este país es como un circulo vicioso donde siempre van a estar detenidos los mismos delincuentes, los mismos perfiles se encontraran en las cárceles, así pase el tiempo será lo que encontraremos, con algunas excepciones que como mencionaba alguien por ahí…”Los jueces que vienen de abajo son unos resentidos con las personas de clase alta, es decir con los delincuentes de cuello blanco..”; ya quedara en la conciencia de cada quien y de los que conocen a los jueces que tan cierta o falsa es ésta afirmación y si es valido aplicarla, igual el ser humano siempre va a estar sujeto a la competencia y a la superación entre los demás, por lo tanto siempre estará en peligro de corromporse por más pulcro que pueda ser.


[1] ITURRALDE, Manuel A. Prisiones y castigo en Colombia: la construcción de un orden social excluyente (2010).

[2] Nos referimos a delitos informales a toda clase de delito simple que es común en todas las ciudades, como los atracos, los robos, y toda clase de delito menor; como robar en un supermercado, robar cosas publicas de poca importancia, robar a personas, etc.

[3] ITURRALDE, Manuel, op cit.

[4] Grupo de interés público.

[5] Las pirámides son entidades lucrativas que engañan a la gente haciendo quebrar el sistema monetario del Estado colombiano. Se hicieron famosas en Colombia por el famoso caso de la pirámide DMG.

[6] Este será el nombre que le daremos a el violador/secuestrador.

[7] Este será el nombre que le daremos al delincuente acusado de hurto agravado

[8] Este será el nombre que le daremos a la persona de raza negra.

[9] Entiendase por desocialización el comportamiento opuesto de la resocialización establecida en las normas del sistema jurídico y del sistema penal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s